Ir a la página principal.
Guías de

Guía turística de Londres: moda urbana, un mundo de sabores y 2.000 años de historia

Busca un establecimiento

Una escapada a Londres tendrá un significado diferente para cada visitante. Algunos lo verán como una serie de palacios históricos y amplios parques, para otros será un torbellino de transgresores clubes nocturnos y galerías de arte de vanguardia. Reserve un hotel en Londres y descubra su propia versión de la ciudad de los cien barrios.

Cómo orientarse

El río Támesis es el corazón que fluye a través de Londres: pasa por los deslumbrantes rascacielos de la ciudad, atraviesa el centro histórico con su pompa y circunstancia y se dirige al oeste, hacia los verdes parques y jardines de Richmond. Los famosos teatros de la ciudad, y sus comercios de lujo se encuentran agrupados en el West End. El East End, en cambio, brinda una embriagadora mezcla de mercados dinámicos, ingenioso arte callejero y restaurantes asiáticos. Una caminata a lo largo del South Bank le mostrará tres kilómetros de galerías, teatros y cines frente al río.

Dónde ir de compras

En Londres, la mañana es el momento de los mercados callejeros: los amantes de la moda atacan Portobello en busca de ropa vintage o antigüedades fuera de lo común, mientras que el Borough Market se llena de londinenses que van a comprar sus quesos británicos y carnes orgánicas. Las grandes tiendas, Harrods y Selfridges, son los santuarios locales de los diseñadores de fama internacional pero cierta gente, como Kate Moss, va de compras a la megatienda de moda de Oxford Street, Top Shop. Para los amantes del lujo están las exclusivas calles de Mayfair, donde se puede conseguir todo hecho a mano y a medida, desde trajes y zapatos hasta cigarros, si se está dispuesto a pagar su precio.

Cocina global

En Londres, el mundo entero se sirve en un plato: si se come en algún lugar del planeta, se puede comer en Londres. Pruebe la sopa picante de pho en los cafés vietnamitas de Hackney, devore versiones modernas de los clásicos británicos en un relajado gastropub, o dése el lujo de disfrutar de una cocina merecedora de estrellas Michelin en los opulentos restaurantes de los hoteles londinenses. Todas las calles comerciales tienen su propia versión de los dos gigantes de la cocina británica: la tienda de "fish ‘n' chips" (pescado y patatas fritas) y la "curry house" (restaurante de comida India).

Espacios verdes

El centro de Londres está atravesado por un corredor verde. Comienza en Hyde Park, donde los patinadores saltan los escalones del ornado Albert Memorial y los cisnes se deslizan majestuosamente por delante de la Serpentine Gallery. Continúa hacia el sudeste con el Green Park, con vistas al Palacio de Buckingham y Picadilly. Y termina en St. James's Park, el refinado preámbulo verde de la Westminster Abbey. Más lejos, los ciervos corren en libertad por los reales prados de Richmond Park.
Las colinas y valles de Hampstead Heath son el lugar elegido por los londinenses cuando desean ir al campo sin alejarse de los placeres de la ciudad.

Historia viva

Caminando por las calles de Londres uno se siente como si viajara en el tiempo. Regrese a los días de Enrique VIII en el amplio palacio ribereño de Hampton Court o siéntase en el siglo XVII oyendo himnos antiguos bajo la elegante cúpula de la Catedral de San Pablo. Los aficionados a la Segunda Guerra Mundial preferirán las Cabinet War Rooms, unas habitaciones subterráneas donde Churchill elaboró sus estrategias a salvo de los bombarderos alemanes.